miércoles, 11 de enero de 2017

¿Por qué te levantas?

Hace muchos años, leí un libro que me marcó para siempre: “El hombre en búsqueda de sentido”, de Viktor Frankl (según la Library of Congress en Washington, uno de los diez libros de mayor influencia de América).

Viktor Frankl, psiquiatra, estuvo en el campo de concentración de Auschwitz. En su libro habla de dos personas que dijeron que se iban a suicidar. Ambos aducían el típico argumento del campo de concentración: ya no esperaban nada de la vida. Él les ayudo a tomar conciencia de que aunque ellos no esperaban nada de la vida, la vida sí esperaba algo de ellos. A uno de ellos le esperaba su hijo que estaba fuera del campo, un hijo al que adoraba. Al otro no le espera una persona, sino una cosa: ¡su obra! Era un científico que había iniciado la publicación de una colección de libros aún por concluir. Nadie más que él podría acabar ese trabajo, igual que nadie podía reemplazar al padre en el cariño a su hijo.

Un hombre consciente de su responsabilidad ante un ser humano que lo aguarda con todo su corazón, o ante una obra inconclusa, jamás podrá tirar su vida por la borda. El hombre que conoce el porqué de su existencia será capaz de soportar cualquier cómo, será capaz de encontrar cualquier cómo.

La felicidad viene de tener motivos por los que levantarte por la mañana. El problema es que, en nuestra sociedad occidental, la enorme mayoría de la gente no sabe por qué se levanta.

¿Por qué te levantas por las mañanas? Más de uno contesta a esa pregunta: porque tengo que ir a trabajar. Pero esa razón (“tener que ir a trabajar”), no conecta con la transcendencia que el ser humano desde siempre ha buscado.

¿Por qué te levantas tú por las mañanas?

Puedes buscarlo en cosas “pequeñas”: cuidar a mis hijos, amar a mi esposo, ir a hacer bien mi trabajo, etc. No se nos pide que seamos Martin Luther King, ni Gandhi, ni la Madre Teresa de Calcuta. A lo mejor si, a lo mejor no. Todos nosotros tenemos una misión. Pequeña, seguro. Pero una misión. El mundo necesita que cumplas tu misión.

Emilio Duró dice que no puedes crear una familia feliz si tú no eres feliz. Si quieres tener un hijo maravilloso, tú tienes que ser maravilloso.

En aquella razón que hace que te levantes por la mañana (sea grande o sea pequeña), intenta dar tu mejor versión. Transmite lucha ante la adversidad, alegría, entusiasmo,… porque tú lo has vivido. Claro que también has sufrido derrotas, claro que has vivido tristeza, claro que has vivido desánimo. ¡Claro que sí! Pero, ¿qué quieres mostrar al mundo?, ¿qué quieres mostrar a tus hijos?, ¿qué quieres que tu propia mente escuche? ¿Derrotas o lucha? ¿Tristeza o Alegría? ¿Entusiasmo o desánimo?

Con nuestros pensamientos, creamos nuestras palabras y eso es lo que vamos mostrando al mundo. Y eso es lo que ven los demás y lo que vemos nosotros mismos. ¿Quieres tener un hijo maravilloso? ¡¡Sé una persona maravillosa!! ¿Quieres tener un trabajo que aporte a esta sociedad? ¡¡Aporta tú a tu trabajo!! ¿Quieres crear una familia feliz? ¡¡Esfuérzate por ser feliz!!

Tú eliges donde quieres poner el foco. Pero si encuentras el porqué te levantas, encontrarás el Cómo.

Y tú, ¿sabes por qué te levantas por la mañana?

 


¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

47 comentarios:

  1. Gracias, me ha encantado!!!!!!

    Cecilia P.

    ResponderEliminar
  2. Si encuentras el por qué,
    encontrarás el cómo.

    Lo comparto.

    Lela

    ResponderEliminar
  3. Entre otras razones, me levanto cada mañana para ver la sonrisa de mi hija... Para notar su carita junto a la mía en ese primer beso del día!

    Cada esfuerzo vale la pena por ellaquí

    Gracias Élida

    Victoria F.

    ResponderEliminar
  4. Gran libro, precioso. Me lo leí en un momento donde me encontraba en un desierto sin brújula y tal vez interprete mal las palabras.

    Merece la pena reflexionarlo con profundidad; porque sino se puede caer en que el sentido de la vida puede ser proyectado en una tercera persona o cosa. El sentido se encuentra en nosotros, y posteriormente nuestra sombra se puede proyectar hacia nuestro esfera del amor.

    Fran E.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Elida. Una vez más tus palabras son aliento.

    Nieves T.

    ResponderEliminar
  6. "El hombre en búsqueda de sentido" es un libro excepcional, a mí también me impactó.

    Gracias, Élida

    Amparo R.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Elida.

    MariaJoti G.

    ResponderEliminar
  8. Excelente reflexión Elida y en buen momento.

    Gracias por compartir, buen día.

    Julio S.

    ResponderEliminar
  9. Este libro se lo recomiendo a todo el mundo...nadie debería de dejar de leerlo...

    Rosa Mª A.

    ResponderEliminar
  10. Yo también comparto, Élida! Me encanta como escribes!!

    Flor

    ResponderEliminar
  11. Gracias!!! A veces, nos invade la rutina, a mi me sirve mucho para valorar mucho más PORQUE ME LEVANTO...!!

    María G.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Elida, por hacernos parar, pensar y sentir. Por regalarnos tus reflexiones tan valiosas.

    Un fuerte abrazo.

    Terry G.

    ResponderEliminar
  13. Y yo! Me hace reflexionar

    Pilar G.

    ResponderEliminar
  14. Fantastico libro!

    Como has dicho alguna vez no solo el por que es importante, tambien el para que.

    Comparto

    Marta G.

    ResponderEliminar
  15. Comparto amiga

    Concha G.V.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta... Una reflexión genial...
    Un besazo

    (Lo voy a compartir con tu permiso)

    Cata V.

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias a ti, Cecilia! Me alegra que te haya gustado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente, Lela. Sin un POR QUÉ (y sin un PARA QUÉ mayor, que es más importante aún), ¿qué más da el cómo?

    ResponderEliminar
  19. Sí, Victoria, para muchísimas personas, un POR QUÉ muy grande es el cuidar a sus hijos. Los hijos es la prueba más grande de la necesidad de transcendencia del ser humano. Y cualquier esfuerzo vale la pena, ¡claro que sí!

    Gracias por compartir tu por qué.

    ResponderEliminar
  20. Gracias por lo que has compartido, Fran. Me llama la atención que interpretaras mal las palabras (aunque cuando uno se encuentra en un desierto sin brújula, esas cosas suelen pasar, ;-) ).
    El sentido de la vida nunca puede estar fuera de nosotros. Aunque el sentido de la vida siempre está relacionado con dar a los demás, con nuestra misión en esta vida.

    ¡Gracias, amigo!

    ResponderEliminar
  21. Gracias Julio Cesar. Me alegra que la reflexión te haya gustado y, sobre todo, que haya llegado en buen momento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Mi libro de cabecera

    Carolina F.

    ResponderEliminar
  23. Es verdad, Rosa Maria, es un libro impresionante.

    ResponderEliminar
  24. ¡Gracias a ti, Nieves! Gracias por tus palabras

    ResponderEliminar
  25. Sí, Maria, la rutina es un enemigo sigiloso, nos va invadiendo poco a poco sin que nos demos cuenta. Por eso es tan necesario valorar CONSCIENTEMENTE el por qué me levanto..

    Gracias por compartir tus palabras.

    ResponderEliminar
  26. Ayss, Terry, ¡¡gracias!! Creo que en esta sociedad que entre todos hemos creado, con tantas prisas y con tanta búsqueda del placer personal (hedonismo), es necesario pararnos, pensar y sentir más allá del momento actual.
    El ser humano siempre ha necesitado un sentido para su vida,... y a nosotros, los occidentales del s. XXI, parece que se nos está olvidando.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  27. Lo he compartido esta mañana con mis alumnos... veremos qué les hace a ellos "levantarse cada mañana".

    Gracias a ti Élida.

    Javier M.

    ResponderEliminar
  28. Normalmente lo más importante es el PARA QUÉ, porque nos lleva a una visión mayor, a nuestra misión. Y con un Para qué grande, surge el por qué y el Cómo.

    Gracias, Marta por compartirlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. ¡¡Totalmente, Cata!! Es necesario compartir para llevar a la reflexión a muchas personas. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  30. se lo recomendaría a todo el mundo...es un libro que enriquece la mente y el espíritu...

    Amparo R.

    ResponderEliminar
  31. Qué interesante que lo hayas compartido con tus alumnos, Javier. Es bueno llevarles la reflexion, más allá de los contenidos del curriculo de la universidad, de sus motivos para vivir.

    ¡Ya me contarás el resultado!

    ResponderEliminar
  32. Totalmente, Amparo. Coincido contigo: enriquece la mente y el espíritu. Y te lleva a preguntar: ¿Por qué me levanto por la mañana? ¿Cuál es el sentido de mi vida?

    ResponderEliminar
  33. Excelente reflexión y enfoque vital. Gracias por compartirla.

    Carmen R.

    ResponderEliminar
  34. Yo me levanto porque al despertar veo que estoy viva, y con esa alegría pienso que será por y para algo!!!!

    Nines M.

    ResponderEliminar
  35. Magnífico Elida Peñalver.

    Aún es más genial si en vez de una sola razón tienes varias, aquí comparto las mías: Hacer crecer a los jóvenes, aportar ilusión en el trabajo, ver crecer y transmitir tu sabiduría a tus hijos, emprender y hacer feliz a tu familia, y todo ello con dosis a tope de humildad y amor. Yeah!!

    Artículo compartido y anotado ese libro! Había oído hablar de él.

    Gracias Elida!!

    Chema P.

    ResponderEliminar
  36. Gracias a ti, Carmen.

    Lo de enfoque vital me ha gustado. Al final un gran enfoque vital es la búsqueda de sentido de nuestra vida, ¿no crees?

    Besos

    ResponderEliminar
  37. ¡Qué bueno Nines! Especialmente por la alegría que transmites. ¡Claro que es por y para algo! Y si descubres el PARA QUÉ mayor... ¡tu alegría será mayor!

    Besos

    ResponderEliminar
  38. ¡Bravo Chema! No una, ni dos, sino cinco razones para levantarte por las mañanas. Y encima bien cocinado: con humildad y amor. Woow.

    El libro te recomiendo su lectura de corazón. A mí me impresionó.

    ¡Gracias a ti por compartir tus razones!

    ResponderEliminar